Harry Potter y Porto.

18 12 2009

         

Cafe Majestic (foto no de mi autoría)

 Bien, bien… esta vez los he sorprendido, ¿No? Harry Potter… Sí, Harry, el de los libros y el de las películas exitosas. Harry, Daniel Radcliffe… ¿Qué rayos tiene que ver el joven aprendiz de mago con mi viaje a Europa y con Portugal, en concreto con Porto? Esa es la historia que les narraré a continuación, queridos lectores fieles, amigos míos, compañeros de mi viaje, dadores de esencias y repartidores de sabiduría.

             Pues bien, en mis andanzas por Porto ya he caminado más de lo que debería para ser una sola ciudad, pero aún tengo mucho que descubrir. Día con día camino hasta donde mis pasos me lleven, y ya me he perdido varias ocasiones (el siguiente post es de eso), pero ¿De verdad puede uno perderse en las calles cuando el hogar son las mismas calles? Perderse es sólo un decir; perderse es una formalidad que le damos a la desorientación y al desconocimiento, pero en realidad perderse en donde se pasa más tiempo es sólo una manera educada de decir “vagar”. Pues en uno de mis vagos paseos por el centro de Porto me interné en demasía por lo que ahora sé que llaman el “Casco viejo” de la ciudad. Los callejones que ya antes describí y las callejuelas tan típicas de aquí me llevaron a deambular bastante rato por lugares poco alumbrados, y dado que aquí la oscuridad comienza a las 5.30 pm (y siempre está nublado) resulta entonces difícil caminar con luz de día por demasiado tiempo.

La Plaza de Aliados al fondo

 Al llegar por un flanco desconocido hasta entonces a la Plaza de Aliados, me senté en una de las bancas a tomar un respiro y a comprobar tristemente que mi rollo de fotos a blanco y negro (que costó 6 euros el muy maldito) se había acabado, así que era hora de sacar la camarita digital… y joder, sin pilas ya. Que diantres… a sacar el celular de Pachuca y el celular de Porto. Oh, pequeño paréntesis: Aquí regalan en la calle cupones de descuento de 30 euros para comprar un celular. La compañía se llama tmn (así, en minúsculas) y si el teléfono que se quiere comprar cuesta 35 euros, se da el cupón y se pagan 5 euros. Claro está que eso fue lo que hice, se me hizo una ganga comprar un teléfono a ese precio y sobre todo tomando en cuenta que da roaming a toda Europa y puedo recibir mensajes desde México, además mi soberbia se verá agradablemente elevada cuando presuma de que tengo un celular “europeo” (eso último es broma). Así pues que saqué mis dos teléfonos y me dispuse a caminar un poco más por entre lugares que no había visto antes.

Callecitas del centro de Porto

Llegué a la zona “nice” del centro de Porto: Las grandes tiendas, Zara, Mi.za.ko, Mango, McDonald’s, Subway, y las cadenas departamentales europeas como Media Markt, la francesa Fnacs (una tienda espectacular, la describiré pronto) y cosas del estilo. El mall del centro de Porto es una belleza de modernidad, y en fin, encontré todo un paseo de lujo y luces en la famosa Rua de Santa Catarina. Esta calle es una gloriosa muestra de como el lujo y el clasicismo pueden convivir en armonía en una línea recta y de como pueden hacer más bella a una ciudad de lo que de por sí ya es. Es como el Santa Monica Promenade en Los Angeles pero a la Europea, por lo que está más loco. Es un paseo tan exquisito… y justamente ahí, en la Rua de Santa Catarina un local blanco con dorado llamó mi atención demasiado, pues contrastaba enormemente con el color de la calle. Este local es el famoso, hermoso, sublime, apantallante, hecho por los dioses Café Majestic.

Cafe Majestic desde afuera

 Si existiera un dios, seguro que se la pasaría en el Majestic. Es un portal en el tiempo, en serio. Es un viaje al pasado, a la Europa antes y después de la guerra, a la Europa de la “Belle Epoque”, es un pedazo de paraíso en medio del fango. Es un café maravilloso y caro, pero lo vale. 2 “galãos” (mugre café con leche pero fino) y 2 “queques” (panqueques… mantecadas pues) me salieron en 6.50 euros. Pero me estoy adelantando: Antes de ordenar, tomé unas fotos de la fachada… uno de los camareros estaba en la puerta mirando insistentemente en mi dirección cuando me dí cuenta de que otro tipo que de ninguna manera negaba su aspecto turista estaba tomando fotos con una cámara digital justo a unos metros junto a mí. Me sentí algo idiota: Yo, un tipo con su bufanda gris cubríendole medio rostro (estamos a 6 grados despupes de las 9 pm), con sandalias (luego explicaré el porqué), uñas pintadas de negro y tomando fotos con 2 celulares… parado junto a un tipo con una cámara Cannon digital como de 5 mil pixeles, con un abrigo de marca, con dos amigas guapísimas… pero que rayos: No me iba a quedar ahí como imbécil, así que metí mis teléfonos al bolsillo, chequé mi presupuesto y lo que tenía destinado para un vino a la hora de la cena decidí gastarlo adentro.

El Majestic desde un costado

  Dejé al turista y me metí: Entré al pasado. La ornamentación exquisita me bendijo. El dorado y una música de piano (con pianista real incluído, en vivo) me dieron las buenas noches, vaya… hasta el atuendo de los camareros, hasta las mesas, todo es de esa época. ¿Me intimidé? Por supuesto. Sólo atiné a sentarme en donde posé mi vista y el camarero llegó hasta mí, y con un portugués de lo más culto me pidió mi orden. ¡Mierda! Ni la carta había visto… pero querías aventura… Ordené, y mientras mi orden estaba lista pude ver que ese café no era un café ordinario, jamás lo ha sido y jamás lo será. Por un momento me pude imaginar a la élite de los artistas portuguess departiendo en el café mientras un piano más desenfrenado acompañaba la fiesta. Por doquier se podía respirar esa atmósfera de antiguo, de historia, de arte, de pasión, de Europa. Me sentí feliz, pues lugares como estos son los que alguna vez soñé conocer.

Interior del Majestic (foto no mía)

             Una hora después ya estaba fuera, maldiciendo al camarero que me prohibió tomar fotos del interior. Hijo de perra afeminado… volveré a escupirte en tu inmaculada vestimenta, ya lo verás puerco. Y al empezar la caminata, escuché detrás de mí los acordes de una guitarra y vi varios universitarios dirigiéndose a no sé donde pero con ánimo de fiesta. Es fin de semestre (vacaciones, no sé si se llevan semestres o años o cuatrimestres… cuatrimestres sólo llevan las escuelas mediocres) y los universitarios andan por doquier con sus características capas negras por todo el centro de Porto bebiendo y cantando.

Los universitarios con sus capas. Los "Potters"

Y éste es el hilo final que conduce al clímax de la historia… la vestimenta típica de los universitarios consiste en un conjunto de pantalón/falda negro, camisa blanca, un chaleco, zapatos y una capa… sí, una capa elegante e imponente. Claro que pueden vestirse como les dé la gana, son universitarios… pero ese traje es un orgullo portarlo, hasta donde he visto ese traje es una tradición y una herencia pues las capas se van pasando de generación en generación, y al final las capas son rasgadas: por el centro la rasga la pareja sentimental, a los lados los mejores amigos y cosas de esas. Todo el conjunto con excepción de la camisa es negro, es sobrio, fuerte y con clase… pero lo que destaca de inmediato es la capa, es hermosa. Y justamente, esa capa es extrañamente familiar… sí, ese diseño de capa lo usan los estudiantes de Hogwarts, la escuela de magos de la saga de Harry Potter.

La entrada al pasado

              No lo descubrí solo: Cuando pregunté por la capa, me dijeron algunas cosas que me llevaron a atar cabos; y al leer un fragmento de la biografía de J.K. Rowling, la autora de los libros de Potter, descubrí algo asombroso: Ella vivió tres años en Porto. Durante esos tres años ella trabajó como maestra de inglés, y al mismo tiempo escribía lo que se convertiría en el primer libro de su gesta: Harry Potter y la piedra filosofal. ¿Y donde creen que lo escribía? Sí, en el mismísimo Café Majestic. Rowlng era una cliente asidua al café, y pasó muchas horas escribiendo su libro ahí… quizás inspirada por los estudiantes de Porto que usaban esas largas capas elegantes… aunque ella ya traía el concepto de Potter desde Inglaterra, bien pudo tomar aspectos cotidianos de su vida en Porto para enriquecer con detalles a sus personajes o a sus historias… pero es verdad que esas capas si las sacó de aquí, en serio.

Potters en la Universidad (foto tomada dos días antes)

                Y poder beberme un café en un lugar tan mágico y en el lugar en donde se escribió parte de un libro que después se haría una serie de películas que me gustan es algo genial. La saga de Potter me gusta, es buena. No llega a los niveles de Star Wars (próximo post!!!) pero es buena. Y debo admitir que en un mundo en donde cada vez veo menos cine de ese tipo las películas de Potter me distraen y me gustan, las disfruto. Creo que Cuarón hizo un excelente trabajo con “Harry Potter y el Prisionero de Azkaban”, y en fin, si soy imbécil por gustarme eso, que así sea: Hola a todos, soy Raoul, soy imbécil y me gusta Harry Potter.

El nombre imponente del lugar.

  Dejo la dirección web del Café Majestic porque en verdad tienen que verlo por ustedes mismos: www.cafemajestic.com. Como siempre, invito a que comenten y digan sus pesares por no poder estar aquí ja ja… y ya en serio, a que comenten acerca del asunto. En uno o dos días me largo a Paris, y creo entonces que el encanto del Majestic va a disminuir, pues en esas cuestiones… Porto es genial, pero Paris… es Paris. Hoy disfruto de mi experiencia, disfruté de mis cafés y de mis queques, disfruté de saber que Harry se fue formando en el mismo lugar en donde me senté a escribir mis notas particulares sobre el viaje. Hoy disfruto de mi soledad que me da la fuerza para continuar descubriendo, hoy disfruto de Porto porque dentro de poco ya no lo veré. Hoy disfruto de que puedo usar el internet más libremente, hoy disfruto de que no estoy ebrio como casi siempre a estas horas, y disfruto que tú disfrutes conmigo: Yo escribiendo, tú leyendo. Hasta dentro de muy poco.

Una advertencia: Mejor fumemos otra cosa!!!

Nota: Dos fotos no son mías, las saqué de Internet y lo hice porque como ya dije, el mesero puerco marica hijo de perra castrado no me dejó tomar fotos y porque las que tomé de afuera las tomé con mi celular, por lo que la calidad no es demasiado buena. Espero comprendan, no me crucifiquen en fechas próximas a Navidad… y tengo mi azucar y mi ticket de recuerdo por si no me creen ehh… ya sé que hay algunos que piensan que no todo lo que escribo es cierto… esto es Europa, es el viaje a casa, ¿Porqué habría de mentir…?

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

20 12 2009
Abraham( Lupus Cruor)

Aunque te guste eso pero pues eres mas como Ronald “Ron” Bilius Weasley jajajajajaja, diablos almenso te hubieras robado una taza para mi perro del mal

6 12 2012
Aron G. Katz

Colega, te hago un intercambio de ligas desde mi blog donde hice un articulo basado en este tuyo que me paso un dato super importante para mi como cinefilo y amante de trivias….gracias por tu dedicacion a este blog espero intercambiemos ideas pronto….un saludo!

3 10 2013
Alicia

Estoy en Porto, viendo por el balcón un grupo de jóvenes cantando , con hermosas capas negras. Inmediatamente recurro a San Google y encuentro el comentario de Raoul, añado que acabo de llegar de tomar café con nata en el Majestic, ayer estuve en la Librería de Lillo y me gusta Harry Potter, aún más los libros que las películas ( respecto a las que coincido en que Cuaron es el que mejor muestra el clima del relato ) , así que , si se es imbéciles x eso, me sumo alegremente!! Disfrutando las coincidencias y el compartir lo que a uno le da placer ! Alicia

18 10 2013
Raoul M.

¡Hola! Un gusto que leas el blog; y una disculpa si mis palabras remiten un sentimiento que quizás no supe expresar. El blog lo comencé a escribir hace ya 4 años, desde entonces radico ya permanentemente en Alemania y mi visión, así como mi furia, ha cambiado. Muchas gracias por comentar y por leer, y reitero mi disculpa por el uso de la palabra y el sentimiento que se asoma en la soberbia de aquellos días. Nunca he editado ninguna entrada del blog para retractarme o para “disfrazar” alguna opinión o idea; puedo decir que ahora mi manera de ver las cosas es diferente y dejo que aquellos pedazos de tiempo se mantengan así, como recordatorio de algunas cosas que antes en mi molestia me exasperaban. Un saludo caluroso desde Westfalen, gracias por compartir también lo que a uno le gusta. Feliz estancia en porto, ¡Ciao!

12 08 2015
La historia de como el Wifi me dió una trivia muy interesante de Harry Potter - arongkatz.com

[…] leyendo el blog de este colega que se llama “Raoul’s Blog of Pain” (aquí si pueden encontrar una que otra foto discreta de los estudiantes) ya de vuelta al hostal y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: