El Cementerio

31 12 2009

Exterior del Cementerio. Nótese lo nublado y gris de la tarde a las 4 pm.

Sin duda, uno de los lugares más emblemáticos para nuevas y viejas generaciones de “personas con gusto por la buena música” (o sea rock) es la tumba de Jim Morrison. Cada año, miles de personas viajan a París exclusivamente a ver la tumba del adorado Jim (Spanish Caravan), cada año se le dejan tributos y ofrendas, cigarros, botellas de vino, cartas, poemas y churros de mota. Y no podía faltar yo… tenía que ver la tumba de uno de mis más grandes héroes, y aunque no viví en su tiempo, el no está aquí para vivir en el mío, así que estamos iguales. Uno de los motivos más grandes de querer venir a París era precisamente poder ver en persona la tumba y dejar una ofrenda pequeña a nombre de todos mis amigos que por igual lo respetan y lo veneran como el gran hombre, poeta y artista que fue. Muy a mi favor, el hostal en donde me hospedé durante mi corta estancia en París quedaba a 20-25 minutos del cementerio. El 23 de diciembre fui al Louvre, así que tenía que ir al cementerio el 24. ¿Qué mejor forma de pasar la noche buena que dándole una visita al Rey Lagarto? Me puse en marcha, y mi emoción iba en aumento con cada paso que me llevaba cerca del lugar. Pero no sólo por Jim Morrison me sentía tan excitado y tan cerca de cumplir uno de los momentos cumbre de mi vida, sino porque el cementerio Père-Lachaise está lleno de personas célebres. Muchas de esas personas son celebridades “locales” como por ejemplo Guilleme Apolinaire, Edith Piaf, Moliere y La Fontaine (Soul Kitchen), por nombrar algunos de los más conocidos. Otras tumbas pertenecen a personas célebres aún más locales, personajes que nunca había escuchado como Dominique Ingres, Victor Noir, Felix Faure… pero también había algunas cuantas sepulturas a las que tenía que presentarles mis saludos y respetos. Muchas de esas sepulturas no pude encontrarlas, pues el cementerio posee guías pero ese día, víspera de navidad nadie quiere trabajar.

Tumbas

Así que antes de continuar, voy a nombrar las tumbas que me faltaron de visitar y que espero me sean disculpadas por mis lectores: Geroge Bizet; autor de Carmen y músico reconocido, “Bonne Mamman”; según cuentan es la tumba de un espíritu que ronda el cementerio, Jean Francois Lyotard; un pensador que hemos visto en la carrera hermosa de Ciencias de la Comunicación, Augusto Comte; el fundador del Positivismo (esta si me dolió perdérmela pues quería joder a unos cuantos pseudo-maestros y “profesoras amargadas menopáusicas” de mi carrera), George Méliès; pionero del cine,  cualquier estudiante y aspirante de cineasta admira sus trucos y efectos primitivos que sentaron las bases para el cine de entretenimiento que conocemos hoy en día, y Marcel Proust, otro pensador cuya influencia llega hasta mi campo académico. Pero no todo es posible en esta vida, así que iba a ver a Jim, a cumplir mi promesa y entonces sí, a ver a… Amedeo Modigliani: Un verdadero bohemio, artista, genio y hombre incomprendido, alguien que vivió la vida de Jim Morrison 40 ó 50 años antes, el verdadero “rockstar” de la pintura.

Las puertas... que adecuado nombre para esta foto.

Era noche buena, las 4 pm aproximadamente y crucé el umbral que separa las avenidas de los vivos de las avenidas de los muertos. El cementerio en sí mismo es una cosa hermosa, es una obra de tal belleza que no pude menos que pensar en que los fallecidos y enterrados ahí están en un lugar mucho más bello  del que dejaron cuando murieron. Las tumbas son imponentes, hermosas, el clima; perfecto (The Soft Parade). Una lluvia fina mojaba todo París esa tarde, y a pesar de ser apenas mi segundo día en la ciudad ya me desenvolvía con naturalidad en el metro, las calles y sus olores ya eran familiares, y la gente era mi aliada. La lluvia entonces, fue mi cómplice, y a pesar de que me arruinó algunas fotos, me dio el marco perfecto para mi visita (Riders on the Storm).

Encontrar la tumba no fue tan sencillo, pues el mapa que tomé de la entrada es confuso y poco específico; aún así, pude localizarla después de unas cuantas vueltas por lugares cercanos. La lluvia seguía con la misma intensidad, lo que ya hacía fastidioso el caminar por los caminos empedrados de subida y de bajada (ya saben cómo es caminar por entre piedras mojadas, cualquier día lluvioso en Real del Monte es parecido sólo que en París tiene mil veces más estilo). Y en una de las vueltas por donde el mapa marcaba la localización de la tumba, ví a una persona de negro frente a una valla metálica (corriente, de las que ponen en los conciertos de Plaza Juárez) fumando un cigarrillo. Al escuchar mis pasos por entre las charcas, volteó y vi a un hombre blanco, europeo sin duda que me dirigió una sonrisa. En el momento supe que estaba en el lugar. Mi corazón estaba a mil, al diablo el arte, la Mona Lisa, Rembrandt y los clásicos, al carajo tres cuartas partes de la humanidad, al caño con los ricos y los pobres, estaba yo ahí.

El Camino

El hombre estaba recargado contra la valla mirando con profundidad una tumba no muy grande, de hecho se me hizo sencilla; y cuando mis ojos tuvieron el alcance suficiente pude ver entonces la placa metálica sobre la cual se leia con letras medianas JAMES DOUGLAS MORRISON. El corazón me dio un vuleco. Quise reir de felicidad, quise hincarme, quise gritar. El tipo vio mi rostro de satisfacción y de respeto, pues de inmediato se me acercó y en un francés vulgar inició una breve conversación. Le respondí en inglés y para mi sorpresa y mi agrado si dominaba a medias el idioma (los franceses odian el inglés). Y así, con la lluvia que caia y con solamente nosotros dos en ese momento, Jim Morrison nos recibió en su última morada. La tumba, como ya dije es sencilla, no le hace honor a la persona de Jim. Pero al mismo tiempo me alegra que sea así pues Jim no era un hombre que gustara de ornamentos inútiles e innecesarios, y considero que su tumba es bella aún en su sencillez. Pero la valla, la maldita valla es lo que arruina todo. Dos metros separan al espectador de la sepultura, y esos dos metros duelen como un cardón enterrado en los testículos después de eyacular. Sentí una impotencia desgarradora, una frustración enorme y una rabia contra los malditos hijos de perra que habían puesto esa barrera entre Jim y yo(Touch me). La lluvia entonces parecía aumentar por intervalos de 20 ó 30 segundos y enseguida regresaba a su anterior intensidad, lo que me contribuía a la sensación del marco perfecto para mi visita.

La Tumba con lluvia

La tumba

¿A donde estaban todos los “fans” de The Doors en ese momento? Era navidad, ¿Qué acaso nadie iba a darle su Merry Christmas a Morrison? Contrario a la creencia popular, a Jim le gustaba la navidad. No en familia, pero sí con su otra familiam sus amigos. ¿Donde andaba sus amigos? Caí en la cuenta de que tal vez justamente donde andaba yo pisando ya se habían parado antes Robby Krieger, Ray Manzarek y John Densmore a ver a su camarada muerto. ¿Cuantos artistas no habían ido ya a rendirle su tributo a Jim, justo en donde estaba yo? Pero que se jodan, ese era mi momento. No había tomado fotos, me limitaba a observar y a hablarle a Jim desde mi interior. Y entonces el tipo a mi lado se presentó como Dimitri, dio una fumada a su cigarrillo y me lo ofreció. “This goes on Jim” me dijo, y lo acepté (Light my Fire). Sobra decir que no era un cigarrillo ordinario, así que fumé con toda mi fuerza y mi pasión (ya escuchó las voces diciendo “Se puso a fumar en la tumba, que irrespetuoso” “Y se siente mejor que todos por fumar porquerías en París” “A eso fue a parís nada más” ¿Saben algo? PÚDRANSE, a eso justamente vine a París) y con cada bocanada mi corazón se le entregaba al espíritu de quien me hizo mucho de lo que soy. La lluvia se derramaba por la tumba, la lápida parecía que lloraba, y mi emoción era tal que a punto estuve de llorar yo también.  Le regresé su cigarrillo a Dimitri y platicamos un poco acerca de Jim, de que si era mi primera vez en París (me hizo una predicción: Me dijo “Volverás, todos vuelven a París y a ver a Jim”) y me deseo suerte. Me habló sobre una chica mexicana que tuvo (clásico cliché de los europeos) y en eso llegaron otros dos franceses. Uno de ellos sacó su churro y se puso s debrayar con Dimitri en francés, y unos minutos más tarde llegaron dos turistas americanos (People are Strange). Dimitri entonces se despidió de todos, le agradecí por mi primer churrín en Europa (…)  y se largó. Los americanos sólo echaron un vistazo y se largaron también. Y de repente, recordé la promesa que le hice a mi hermano Eric y que iba a repetir con mis amigos, así que amablemente le pregunte en inglés a los franchutes si no les importaba que brincara la valla para tomar fotos más de cerca. El del churro con una amplia sonrisa me respondió “Te iba a preguntar lo mismo”, así que ambos nos brincamos y tomamos las mejores fotos que pudimos hasta que un vigilante llegó a corrernos diciéndonos que eso estaba prohibido y que había cámaras (todo me lo tradujo el franchute), por lo que me tuve que salir sin cumplir mi cometido (Take it as it comes).

La plumilla lanzada

Todavía estuve un rato más a un lado de la valla, dejé mi tributo: Una de mis plumillas favoritas y otra que encontró mi acompañante de viaje el día del Louvre. Las aventé ahí, al espacio en donde las flores y los cigarros y las botellas se funden para decirle “Gracias” a Morrison. En cada plumilla iban mis sueños y con cada plumilla se fue un pedazo de mi espíritu… (Wintertime love)quería quedarme, pero la oscuridad ya era notoria, los turistas cada vez eran menos y el cementerio lo cerraban 5.30… y aún tenía que ver a Modigliani. Tomé unas fotos que desafortunadamente y debido a mi estado de intoxicación salieron borrosas y feas, por lo que decidí que tenía que volver al día siguiente y cumplir mi promesa con un día menos nublado (Waiting for the Sun).

James Douglas Morrison. La inscripción está en Grigo y dice: KATA TON DAIMONA EAYTOY", "Cada quien con su demonio".

¿La lluvia o las lágrimas?

        Las sensaciones de estar frente a esa tumba son una experiencia que jamás n mi vida olvidaré. El hecho de que la lluvia caia y de que por momentos largos llegué a estar solo frente a Jim es algo que definitivamente cambió mi vida. La inspiración que ese lugar da, la calma de aquella navidad, la lluvia, el olor a tierra francesa mojada, el estar rodeado de muertos y el estar en París cumpliendo un sueño fueron ideas que llenaron mi cabeza y que me dieron una paz hacía tanto tiempo perdida. Y pensar en que los perdedores y mediocres que me envidian sabrían de este momento sublime y mágico me elevó mi orgullo y mi ego. Muchos dirán “Fue a una tumba, wow” y cosas por el estilo. Pero piensen en esto, perdedores: Cuando vayan a la tumba de sus seres queridos y sientan la misma emoción, sabrán que esos momentos son sólo suyos… viendo una simple tumba de un pariente que sólo es recordado por ustedes. Pero ir a ver a Jim, siempre será “ir a ver a Jim”. Así que jódanse, espero que no lean esto sabandijas (Ship of fools).

Encerrado en el cementerio

Y en marcha de nuevo… a buscar a Modigliani. No voy a abundar en detalles de quién fue Modigliani, investíguenlo ustedes. Pero sí he de decir que Modigliani tiene un valor íntimo para mí aún más grande que el de Morrison. No pude encontrar la tumba ese día debido a la oscuridad. Las calles del cementerio tienen poca iluminación, y en mi estado buscar una tumba con lluvia y en lo oscuro… bueno, para que sigo diciendo… Mientras daba vuelta tras vuelta en el bloque donde se suponía estaba la tumba, un negro cuidador llegó en su carrito de golf (muy parecido) a decirme en francés que me fuera porque estaban a punto de cerrar. Al demonio, tuve que emprender el camino hacia la salida más cercana… y me perdí en el cementerio(You’re lost little girl). La poca luz hacía que ver mi mapa fuera una tarea digna de Silent Hill, no podía ver el mapa si no había luz cerca. Sólo esperaba que aparecieran las criaturas deformes y sonaran las sirenas tétricas para de verdad estar en Silent Hill. Hasta mis pasos resonaban debido al agua estancada entre piedra y piedra, la niebla ya había bajado (¿O era yo?) y el silencio era impactante, penetrante, un silencio que es tan perfecto que parece como si llenara los oídos de espuma o silicón y la cabeza no pudiera registrar ningún ruido del exterior (Moonlight Drive). Al fin pude dar con la salida, y ¡Oh ironía! La salida ya estaba cerrada. A pasar el 24 con Jim, que mejor Navidad que esa. ¿Cena? No, mi cena era la tumba y mi brindis sería la lluvia. Pero no fui el único, otras personas llegaron a la misma salida, y unos 15 minutos después apareció el guardia para dejarnos salir al mundo putrefacto y sórdido de París el de los vivos. La magia se acabó,(When the music is over) y así, mojado y cansado me fui a buscar algo de cenar para pasar mi Navidad… entre los vivos asquerosos. Pero la cena… esa vendrá en otra historia… y mi encuentro esperado con Modigliani… con una botellita pequeña de Absinthe… ¡Por Livorno! ¡Por París! y… por Pachuca… y dedicado a mis grandes amigos y hermanos… y a tí, en quien nunca he dejado de pensar… (L.A. Woman)

Rumbo a la sepultura

“Until the end… until the end… until the end…”

 

 

 

 

 

 

Can you show me the way to the next whisky bar...? I tell you: We must die!!!

Anuncios

Acciones

Information

8 responses

31 12 2009
Abraham(Il sangue di lupo)

“Felice anno nuovo cagna cattivo, vecchio amico” Cuan tan morbida felicidad sintio mi no tan avido corazon, al volver a leer tu Blog, sobre este post, oh!!! mi regalo de Navidad, sabes hoy brindaremos, por la hermandad, lejos, quizas… muertos algunos, elegidos pocos, amigos hasta la eternidad…

Viva Francia, nah!!!! vino y un bouquet “belle donne”, buena musica, arte… un compañero ( un libro)

1 01 2010
raouldukker

Auguri amico! Ya leiste el del Louvre? Está abajo de este, es que ando poniendo dos por día para apresurarme y poder ir al parejo tanto en el blog como en el viaje… y tienes que ver Italia, es como te la imaginas, es lo máximo, es el hogar… Auguri, auguri…

11 01 2010
HLM

Querido primo,

el leer este blog es un regalo de año nuevo para mi, sabes que eres fuente de inspiración, y si no pues ahora lo sabes y espero que pronto lo olvides.
Por cierto vi tu dedicación a L. A. Woman, y no pude evitar reirme, lo siento, no es en mal plan.

Humberto.

11 01 2010
raouldukker

Ja ja… maldito, sé que no es en mal plan, je je, entendiste la dedicatoria y la broma… es sólo un pequeño recordatorio, una bocanada de aire fresco al polvo acumulado en los recuerdos que si bien es adecuado qu se queden en los estantes, es de vez en cuando reconfortante saber que ese polvo sirve de humus para una nueva anécdota. Mil gracias por decir lo de la inspiración, s recíproco y espero con ansias verte pronto y que algún día de lluvia nos demos un vino por París. Un abrazo enorme.

24 10 2010
MARLON SAMAYOA

VISITE LA TUMBA HACE ALGUNOS AÑOS , IMPRESIONANTE, PERO LO QUE LO HACE UNICO ES EL CEMENTERIO CREO QUE EN MI PAIS TENEMOS UN CEMENTERIO DE ESA CALIDAD DESAFORTUNADAMENTE MUY DESCUIDADO POR LAS AUTORIDADES DE MI PAIS HONDURAS Y ESPERO QUE ALGUN DIA SE CONVIERTA EN MAS QUEUN CEMENTERIO Y EL RESPETO DE LOS QUE DESCANSAN EN EL LUGAR EN UNA OPCION TURISTICA DE MI CIUDAD TEGUCIGALPA ; EN RESUMEN QUIEN VICITA PARIS Y NO VA AL CEMENTERIO MEJOR QUE NO SALGA DE SU CASA

27 10 2010
Raoul

Saludos hasta Honduras, tengo un par de amigos hondureños que conocí en Los Angeles, muy buenas personas. Gracias por el comentario y sí, visitar ese lugar lleno de los personajes que han definido la historia es toda un experiencia. Gracias de nuevo por el comentario y un abrazo hasta Honduras.

3 05 2012
ARTURO

YO YA CONOZCO LA TUMBA, Y ME ENCANTO TU DESCRIPCION DE LA EXPERIENCIA, PUDISTE EXPRESAR COSAS QUE YO SENTI EN ESE MOMENTO,

3 05 2012
Raoul M.

Muchas gracias por el comentario; que bien que pudiste visitar un lugar tan maravilloso. Gracias de nuevo por detenerte a leer y por el comentario, ¡Hasta Pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: